Tener implementado un CRM desde el inicio de operaciones en un negocio, sin importar su tamaño, conlleva beneficios para el área de ventas, marketing y atención al cliente, facilitando así la fidelización de clientes, lo que otorga rentabilidad a tu negocio a largo plazo.

Las estrategias CRM (Customer Relationship Management) centradas en el cliente han permanecido durante mucho tiempo en el mundo del marketing. Dada la gran competitividad entre empresas que ofrecen casi lo mismo, esta estrategia ha ganado mucha más visibilidad, siendo un medio vital para que una marca se diferencie de otra gracias a la personalización.

Con el auge del marketing digital, esta estrategia se ha visto respaldada por herramientas digitales conocidas como sistemas CRM. Una herramienta CRM no es más que un programa o aplicación que funciona como una base de datos centralizada que permite recopilar, gestionar y analizar datos que el cliente comparte con una empresa tras interactuar con la marca. 

Razones del porqué implementar un CRM

Automatización de procesos

Partiendo desde el punto más simple, un CRM permite a su empresa automatizar procesos que puede que estés realizando de forma manual. Quizás piense que ya logra esto con las diferentes herramientas corporativas que utiliza hoy en día. Sin embargo, el riesgo de emplear diferentes aplicaciones se materializa al momento de relacionar toda la información que se maneja en cada una.

Con un CRM no tiene que hacer ningún esfuerzo en relacionar datos porque esta única herramienta es capaz de integrar la información que ya manejaba en otras fuentes. De esta forma, se evita el doble esfuerzo de transcribir información, además de los malentendidos que puede conllevar algún error de transcripción para tu negocio. 

Un CRM facilita una visión 360° de tu empresa

Saber exactamente qué ocurre en cada proyecto de su empresa es vital para corregir errores a tiempo y anticiparte a las necesidades de tus clientes. Con estas herramientas puede tener acceso al historial de actividades de los usuarios que interactúan con la marca, y a todos los movimientos que realiza su equipo de trabajo en el logro de sus objetivos. 

Esto además de facilitar el control de cada actividad, le permite conocer cuál es el patrón que sus clientes siguen para finalizar una compra. Así puede descubrir si existe una etapa del proceso donde abandonan la transacción e indagar en qué puedes estar fallando.

Ofrece un servicio personalizado

Lo que antes seguramente era un simple cúmulo de datos engorrosos para la empresa, gracias a un CRM ahora representan información útil y valiosa. Datos básicos de los prospectos como su profesión, edad, entorno laboral o detalles más personales como hábitos y preferencias ahora son parte del campo de estudio. 

Un CRM trabaja con toda esta información y la analiza para obtener conclusiones que le permitan tomar mejores decisiones de negocio. De esta forma, podrá personalizar su mensaje para todos los segmentos o perfiles que abarca su mercado. Recordemos que la manera en la que se comunica con la audiencia y la calidad del contenido que comparte, permitirá diferenciarse del resto de los competidores. 

Atención al cliente de primera calidad

Una de las mayores ventajas de un CRM y en las cuales se centra su propósito, es la mejora de la relación con el cliente. Hablamos de cómo la empresa puede solventar las dudas, quejas e inquietudes de sus clientes gracias a estas herramientas. 

El hecho de integrar todas las plataformas de comunicación de tu empresa en un solo lugar permite gestionar el contenido que compartes de forma eficaz. Además, la información se actualiza en tiempo real y sus agentes de soporte y ventas pueden visualizar de inmediato un nuevo mensaje, para responderlo en el menor tiempo posible. 

Con el historial de interacciones y actividades, además de ofrecer un servicio oportuno, su equipo podrá plantear la mejor solución posible. Tan solo hacen falta un par de clics para evaluar cada caso y verificar qué tipo de información o documentos están involucrados. Así cualquier miembro puede estar al tanto de la situación y manejarla sin depender de la respuesta de otro. 

Conclusión

La verdadera importancia de un CRM radica en los beneficios que conlleva para el área de ventas, marketing y atención al cliente de toda empresa, facilitando así la fidelización de clientes, que es lo que otorga rentabilidad a su negocio a largo plazo.

Al final del día toda estrategia CRM busca mejorar y gestionar la relación de su marca con los clientes y esta satisfacción crea las condiciones necesarias para que sus usuarios lo elijan una y otra vez por encima de otras opciones.

Un servicio personalizado que involucra una atención al cliente de gran calidad y el manejo de la información de forma oportuna permite que tu empresa pueda llevar su mensaje a otro nivel. La experiencia que brindará a los clientes no tendrá comparación si logra establecer un diálogo genuino con estos y les demuestra lo importante que son para la empresa a través de su servicio.