loader image

Nunca había tomado tanta importancia tener una página web como lo tiene hoy en día, especialmente para las instituciones educativas, donde los padres comienzan a buscar un colegio para sus hijos nacieron en un mundo digital y son los conocidos “Millennians”. Este público son los nuevos consumidores Se caracterizan por dominar la tecnología como una prolongación de su propio cuerpo. Casi todas sus relaciones básicas cotidianas están intermediadas por una pantalla.

Las página web en las instituciones educativas han existido ya por más de 20 años y a pesar de esto, muchas instituciones aún no entienden la importancia para ellos como institución y como marca.

Si la presencia de una institución en la web falla, es muy probable fallas en sus operaciones también. Imaginen si el día de mañana la página web de su institución desapareciera. ¿Podría seguir funcionando? ¿Cuál sería el impacto financiero? ¿El impacto en la inscripción? ¿El impacto en su reputación y credibilidad? Y más aún ¿existiríamos para futuros padres de familia?

De hecho, una página web de una institución educativa (Jardín, colegio, universidad, entre otros) habla a cada uno de las audiencias de la institución: estudiantes actuales, profesores y personal, posibles estudiantes y padres, así como exalumnos, proveedores y organizaciones certificadoras.

Aunque el estudiante suele ser el enfoque principal, también es importante tener en cuenta las necesidades e intereses de todas las audiencias pertinentes.

Muchas instituciones no se dan cuenta que la página web es el principal punto de contacto a lo largo de todo el ciclo de vida de sus estudiantes; desde su etapa como alumnos potenciales hasta cuando se convierten en exalumnos.

Riesgos de un sitio mal diseñado

Un sitio web mal presentado implica un riesgo considerable. Si bien muchas personas se centran únicamente en los riesgos legales, como los derechos de autor y la privacidad, también existe un riesgo sustancial de reputación.

Un sitio web mal diseñado refleja negativamente a la institución y va más allá de la marca y los mensajes. Tener enlaces rotos, contenido desactualizado, palabras mal escritas, etc. son síntomas de un sitio el cual no recibe el cuidado y la alimentación adecuados, y daña la credibilidad.

Es sorprendente la cantidad de palabras mal escritas en los sitios web de muchas instituciones educativas. Por el contrario, un gran sitio web puede ayudar a los desafíos que enfrentan los colegios y universidades. Uno de estos desafíos es el aumento de los costos. A medida que los costos continúen aumentando, habrá una presión creciente para controlar estos costos, optimizando la eficiencia operativa. La web brinda oportunidades para mejorar los servicios, para lograr mayor eficiencia, ciclos de publicación más rápidos, mayor disponibilidad y ahorros sustanciales.

La página web como herramienta de competitividad

Los colegios y las universidades cada día más fomentan la capacidad de apoyar a sus estudiantes en temas de competitividad y emprendimiento. Pero las instituciones de educación también compiten en un mercado muy competido. Hace muy poco tiempo existían pocas oficinas de marketing en las instituciones pero hoy en día muchas ya tienen departamentos de comunicaciones, marketing, promoción, entre otras. Hoy en día la competencia por los estudiantes es intensa y la web es el canal más importante para atraer estudiantes. Tener una  buena página web es fundamental, sobre todo cuando los jóvenes están conectados las 24 horas, los 7 días de la semana.

Muchos colegios y universidades han incorporado profesionales del marketing e invierten tiempo y dinero considerables en la creación de marcas institucionales sólidas.

Entre las herramientas más importantes para el marketing social y en línea, se encuentra un sitio web efectivo e intuitivo, que debe considerarse la máxima declaración de marca para una institución.

El sitio web es una herramienta fundamental en los procesos de decisión de los consumidores para elegir donde asistir. No hay duda de que los jóvenes visitan primero la página web y más tarde planta física que más ha llamado su atención. La página web se utiliza como una herramienta de compra que ayuda a evaluar atributos como pensum, reconocimientos, fotografías, comentarios, programas, oferta de cursos, ubicación, permanencia y acreditaciones.

Las primeras impresiones de un padre o de un estudiante potencial tienen, están influenciadas por su página web.

A medida que el uso de la tecnología por parte de los jóvenes y sus padres sigue creciendo, las instituciones educativas necesitarán mantener un proceso permanente de optimización en sus páginas web.

La página web es la puerta de entrada a todas las demás formas de comunicación y un medio primario a través del cual el público elige una institución de educación.