El Marketing de contenidos y en general el Inbound Marketing o marketing de atracción busca la atracción del tráfico web hacia una institución educativa con el objetivo de convertir a los consumidores en estudiantes y fidelizarlos con la marca de manera voluntaria y natural.

Se puede situar esta metodología en la esquina opuesta al marketing tradicional (outbound marketing), ya que consiste en la utilización de técnicas de publicidad interruptivas, es decir, aquellas que proporcionan al usuario informaciones o mensajes que no ha solicitado, por ejemplo, un anuncio de TV. En marketing, estas acciones reciben el nombre de técnicas push (Fuerzan o empujan al consumidor), mientras que las de Inbound Marketing reciben el nombre de pull, pues lo atraen de forma voluntaria.

El Inbound Marketing busca convertir en Leads (conversiones o contactos generados), las distintas acciones de marketing. Para ello, actúa en tres vertientes:

  1. En los contenidos, creados para atraer y fidelizar al público
  2. En los buscadores, tratando de posicionarse en los primeros puestos de los resultados  de los principales motores de búsqueda.
  3. Y en las redes sociales, tratando de provocar el mayor ruido posible para dar a conocer la institución.

Antes de continuar es importante aclarar algunos términos que usamos:

Lead: es un contacto interesado en nuestro producto o servicio. En Internet se trata del registro voluntario que un usuario interesado en nuestra institución realiza en un Landingpage.

Landingpage: Es una página de aterrizaje o entrada, es decir, aquella a la que el usuario llega voluntariamente como resultado de un anuncio, de una campaña publicitaria o de una acción de marketing. Puede ser la página de inicio del sitio web, una sección de esta o un sitio web creado para tal efecto.

Estas páginas de aterrizaje suelen tener asociado un formulario para conseguir los datos de los usuarios. El objetivo de un landingpage  es convertir a los visitantes (desconocidos) en Leads (Ya no desconocidos).

¿Pero qué es el Marketing de contenidos?

Siempre que se habla de marketing de contenidos es inevitable mencionar el discurso que en 1996 pronunció Bill Gates y que lleva por título “Content id King”.

¿Ha observado que muchos despachos de abogados publican una pequeña revista o períodico -en digital o papel – con información sobre novedades legales?

Esto se hace para dar a conocer el despacho de abogados, es decir, los servicios que ofrece, aportando valor al mensaje.

El objetivo que se persigue con esto es muy sencillo y claro: fidelizar a los clientes actuales manteniéndolos informados y atrapar a nuevos clientes ofrecieńdoles contenido relevante y de calidad. Con ello se logra:

  • Mantener informados a los clientes y potenciales clientes
  • Posicionar y diferenciar la imagen de marca frente a la competencia.

Esto es el Marketing de contenidos: la creación de contenidos de calidad que la gente quiera consumir voluntariamente.

El marketing  de contenidos forma parte esencial del Inbound Marketing y consiste en entregar a su público la información que demandan o que les resulte útil, y ofrecersela de forma apropiada, convincente y, generalmente gratuita.

En otras palabras, consiste en crear y distribuir contenido de calidad  que sea relevante para los estudiantes y potenciales estudiantes con el objetivo de atraerlos hacia el centro educativo y conectar con ellos. No es, por tanto, contenido promocional, sino contenidos útil y relevantes para los usuarios y para la empresa.

El marketing de contenidos tiene como objetivo entretener, educar, motivas y convencer. ¿Cómo?

  • Entretener: Los contenidos que se engloban dentro de este apartado tienen como característica común que no tienen un objetivo directo de venta. Son contenidos que buscan dar a conocer el centro educativo. Aquí entran los videos de humor, juegos, etc.
  • Educar: Los contenidos de este apartado tampoco tienen una intención directa de venta, pero sí que tienen un elemento más informativo, que busca que el usuario, por sí solo, se dé cuenta que la institución puede ser una opción viable para la educación. Acá entran la infografías, ebooks, etc.
  • Motivar: Estos contenidos tienen un punto más de interés en la venta, pero sin llegar todavía a ser un contenido propiamente orientado a la venta. Lo que se hace es generar en el usuario sensación de motivación, de interés por sus servicios. Acá entran los webinars, los checklist, etc. 
  • Convencer: Este es el tipo de contenido más orientado a venta. En él, se trata de dar el último toque para que el usuario decida. Por ejemplo con videos demostrativos o casos de éxito.

El marketing de contenidos, por tanto, trata de atraer a la audiencia de forma natural o también llamada orgánica.