loader image

Un elemento infaltable y que es la columna vertebral de la estrategia digital, es definir un objetivo digital claro y alcanzable. Todo plan que se desarrolle en una estrategia digital debe estar orientado en alcanzar el objetivo. Al momento de trazar nuestra meta es recomendado seguir la metodología S.M.A.R.T de George T. Doran.

S: Specific: específicos; M: Measurable: medibles; A: Achievable: alcanzables; R: Realistic: realistas; T: Time based: definidos en el tiempo

Esta metodología es recomendada usarla en la definición de objetivos desde la estrategia digital general de la empresa hasta campañas puntuales de tráfico, desglosando sub-objetivos por cada estrategia que se planifique.

La clave del éxito en una estrategia digital es el valor que cada una de las acciones aporta a la consecución del objetivo digital global del centro educativo, de ahí la importancia de definirlos correctamente.

Existen muchos objetivos que se pueden generar al momento de medir nuestras acciones en digital pero en general todos se resumen en 4 objetivos básicos:

  • Captación

La primera fase en cualquier estrategia digital es la obtención de tráfico, para informar o persuadir con actividades orientadas a que el target, o buyer persona acceda a las comunicaciones que deseamos compartir.

Estas acciones corresponden a utilizar diferente maneras de lograr alcance, como por ejemplo: desarrollo de SEO para mejorar las visitas de  las búsquedas orgánicas, campañas offline que se vinculan a la estrategia digital por una página de aterrizaje, tráfico de referencia, visitas vía e-mail y campañas de Display o Ad-words con anuncios publicitarios también llamados Ads.

La forma usual de medir este objetivo es con el alcance y calidad de fuente de tráfico.

  • Activación

En esta etapa implica obtener una respuesta por parte del target, esta respuesta puede ser cualquier interacción que aporten valor a nuestra estrategia, por ejemplo: generación de registros, descarga de brochure, invitar a un amigo, compartir información, etc.

Aquí se toma en cuenta toda la parte visual y de experiencia como el diseño, la usabilidad, el contenido, landing pages, llamados a la acción y contenidos con información relevante que se ofrecen para persuadir o comunicar los beneficios de nuestro producto o servicio.

Para medir este objetivo se tiene en cuenta la  efectividad de la oferta. Respuestas del target, descargas, interacción, entre otros.

  • Conversión

Este objetivo es el más importante en cuanto a la medición del rendimiento de actividades ya que nos da como resultado cuanto logramos a raíz de las acciones que hemos realizado, pueden ser ventas, transacciones, registros, descargas, visitas, etc.

La medición se tiene en cuenta con el rendimiento de performance

  • Fidelización

Partimos de la siguiente premisa: “Es mucho más barato retener que captar uno nuevo” ya que existe una predisposición de nuestros clientes por volver a que tratemos de convencer a un nuevo prospecto que se interese por usar o probar por primera vez nuestra oferta.
Las actividades de Social Media aportan gran valor para este objetivo ya que apoyan en la difusión del boca a boca y fomentan la recomendación de nuestro producto o servicio. Desarrollar campañas especiales investigando el Big Data de nuestra Base de Datos para segmentar las comunicaciones y lograr una gran efectividad en la retención y re-conversión de clientes.

Medición: Capacidad de retención, re-conversión y recomendación

La medición constante a través de herramientas de gestión como Hubspot simplifica y aportan productividad a los equipos así como ahorro de tiempo y de costos para unificar todas las métricas en una sola herramienta.

Una forma de generar una cultura de medición y seguimiento de los planes trazados, luego de transcurrido el plazo establecido en el plan y haber logrado los objetivos, premiar o destacar al equipo o colaboradores responsables del logro. El reconocimiento del trabajo bien realizado es importante para la motivación constante del equipo.

Por último revisar y corregir aquellos objetivos que no fueron correctamente establecidos.